diegomongelli

Archive for 25 junio 2014|Monthly archive page

A mano

In Cuentos, Hallazgos, Personales on 25 junio, 2014 at 10:29

IMG_20140625_100752

Escribir / No corregir

Aunque suene raro, debo admitir que hay algo particularmente seductor en el ejercicio de escribir a mano. Quizá se deba a lo recientemente extraordinario del hecho; quizá, a su carácter de inmediato inmutable. Particularmente, hoy lo disfruto por varios motivos, dos de los cuales: el hermoso bolígrafo de que me hice (inversión inaudita) en un viaje reciente; el más que hermoso anotador (Smythson) que recibí como obsequio de cumpleaños de mi gran amigo Juan.

También debo admitir que no los uso (ni el bolígrafo, ni el anotador), lo que se dice, recurrentemente. Por una parte cuido esa experiencia dosificándola en planeadas dosis de placer. (Lo mismo que vamos haciendo durar una novela que nos fascina; lo mismo que saboreamos lentamente los chocolates en Pascua.) Pero por otra parte es claro que lo hago consciente de mi impericia a la hora de escribir sin la posibilidad de la edición.

1005503_s1

Como sea, ayer o antes de ayer volví a usar el bolígrafo y volví a abrir el anotador y descubrí, entre un rimero de burradas y desparpajos puramente subjetivos, una especie de relato coherente. No sé cómo, no sé por qué (ya que es el único) tomé la decisión de escribir así con un bolígrafo o un anotador. Y no sé cómo ni porqué inmediatamente lo olvidé.

Hoy que todavía no lo recuerdo, desdoblo el misterio, y transcribo lo que estaba en papel. Paso de la admiración de mi cuaderno, a la confianza del ciberespacio.  A lo mejor, no sea una decisión afortunada. Pero de decisiones es de lo que se trata.

separador

Un Instante

Fue sólo un instante; que alcanzó para tomar la decisión más trascendental de su vida.

Un instante demoró ese hombre en abrir la puerta, impetuosamente, e ingresar en el bar. Mientras que él, desde su silla, en su lugar y en su rincón del bar, con el café con leche ya servido y algo bebido, demoró también un instante en observar al hombre que llegaba. 

Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: